MI ALMOHADA

mi almohada
Mi almohada

Si tu pudiéras decir

las veces que me he refugiado

en lo suave de tu lecho,

cuantas confesiones sin respuesta,

y las veces que un miedo atroz

se apoderó de mi

y fuí a contártelo todo;

si, algunas risas indiscretas

fueron ahogadas

en el fondo de tu mar de secretos,

pero también, un enorme lago salado

con sabor a lluvia;

si al menos pudiéras contar,

las veces que me quedé dormida

abrazada de ti,

imaginando que me abrazaba

de aquél pecho voluptuoso,

soñando que mis labios

besaban esos ojos que tanto anhelo,

cuanto lamento,

cuanto dolor,

y tu mi único testigo

a veces ni yo misma entiendo

como te he convertido

en mi confesor,

y tu, tan callada

solo esperando la noche

para sentir mi cabeza

como se cae, ya cansada

en tu regazo de algodón.

Aída Alanís. Junio 08 2015

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s