TORMENTA

Llegó cuando menos la esperaba

causándome un temor indescriptible;

la piel de mi rostro

se enchinaba, se puso fría.

Parecía que todo llegaría a su fin

el viento rugía;

era como una fiera herida

y no podía detenerlo,

ni el ave maría.

Creo que nunca antes me había pasado

el corazón se me salía por la boca;

me sentía tan débil, -pensé – ¿ que hago ?

era como retar a la vida.

El agua caía a cubetazos,

nunca la sentí más fría,

y yo temblaba como una hoja

los minutos me parecían días.

No era la primera tormenta

que enfrentaba en esta vida,

pero ahora; postrada de rodillas

le imploro al cielo

por que ya no se repita.

     Aída  Alanís.

Mayo 21 2015

ADE

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s